Cómo arreglar la puerta que no cierra bien

Una puerta que no cierra bien puede ser una molestia y, a menudo, una señal de que hay un problema con la estructura de la puerta. Afortunadamente, reparar una puerta que no cierra bien es generalmente un proyecto sencillo que se puede hacer en casa en poco tiempo.

Lo primero que debe hacer es identificar el problema exacto. ¿La puerta está atascada en el marco? ¿Hay algún objeto que impide que el cerrojo enganche? ¿Es la puerta demasiado grande o demasiado pequeña para el marco? Una vez que haya identificado el problema, puede comenzar a implementar las siguientes soluciones.

Medidas de ajuste:

Muchas veces, una puerta simplemente necesita un pequeño ajuste para hacer que se ajuste correctamente en el marco. Si se siente más cómodo con las herramientas, puede intentar hacer las siguientes acciones:

1. Verifique el marco de la puerta: verifique si el marco de la puerta está perfectamente nivelado con una regla de carpintero. Si uno de los lados del marco está ligeramente inclinado, la puerta puede atascarse.

2. Verifique la bisagra: una bisagra floja puede hacer que la puerta roce o se atore en el marco. Compruebe si los tornillos de las bisagras están aflojados y apriételos si es necesario.

3. Use una lima de carpintero para alisar cualquier área áspera o rugosa en el marco de la puerta.

4. Si la puerta es demasiado grande o demasiado pequeña para el marco, es posible que deba reemplazarla con una nueva que sea del tamaño correcto.

Cambio de las piezas defectuosas:

Si el problema no se resuelve con medidas de ajuste, puede ser necesario reemplazar las piezas defectuosas:

1. Verifique el cerrojo: si el cerrojo no está enganchando, es posible que necesite reemplazarlo. Compre un cerrojo nuevo en una ferretería y sígalo las instrucciones del paquete para instalarlo.

2. Verifique el pestillo: si el pestillo no se mueve suavemente, puede necesitar lubricación. Aplique una pequeña cantidad de lubricante en aerosol al pestillo. Si esto no soluciona el problema, puede ser que sea necesario reemplazar el pestillo.

Es importante recordar que el reemplazo de piezas defectuosas solo debe realizarse por personas que se sientan cómodas trabajando con herramientas. Si no se siente seguro de hacer el trabajo usted mismo, siempre puede llamar a un profesional para que lo haga por usted.

En conclusión, arreglar una puerta que no cierra bien no siempre es un proyecto difícil. Si sigue las medidas y las sugerencias mencionadas anteriormente, podrá solucionar el problema rápidamente y tener su puerta funcionando como nueva en poco tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *