Técnicas para hacer un revoque fino.

El revoque fino es la capa final de acabado que se coloca sobre las paredes para otorgarles una superficie lisa y uniforme. Es importante realizar este paso con cuidado, ya que de ello dependerá en gran medida el resultado final de la construcción. En este artículo te daremos algunas técnicas para hacer un revoque fino de calidad.

1. Prepara la pared

Antes de aplicar el revoque fino, asegúrate de que la pared se encuentre completamente limpia y libre de polvo. Asimismo, si hay alguna zona en la que sea preciso repasar el enlucido, hazlo antes de aplicar el revoque. Una vez que el enlucido esté uniforme y liso, pásale una lija fina para eliminar cualquier aspereza.

2. Utiliza la técnica del fratasado

El fratasado consiste en aplicar el revoque fino con una llana de acero inoxidable y darle un acabado liso y uniforme. Para ello, coloca una pequeña cantidad de mortero sobre la llana y extiéndela sobre la pared con movimientos verticales y horizontales. A continuación, quita el exceso de mortero con la misma llana y dosifica la cantidad de masa que aplicas.

3. Humedece la pared antes de aplicar el revoque

Humedece la pared antes de aplicar el revoque fino para facilitar la adherencia del mortero y para que el secado no sea tan rápido, lo que permite trabajar de forma más precisa. De lo contrario, el mortero se adherirá con dificultad a la superficie y el acabado no será uniforme.

4. Añade plástico a la mezcla

Para obtener una textura más suave y fácil de trabajar, puedes añadir un poco de plástico a la mezcla de mortero. De esta manera, se reducirá la cantidad de burbujas de aire que quedan atrapadas en la masa y será más fácil extender el revoque.

5. Controla la humedad y la temperatura

Es importante controlar las condiciones ambientales, como la humedad y la temperatura, durante el proceso de aplicación del revoque fino. Si la pared está demasiado húmeda, el mortero no se adherirá correctamente, mientras que si está muy seca, el revoque se secará rápido y será difícil de trabajar. Asimismo, temperaturas extremas pueden afectar la calidad del acabado del revoque.

En conclusión, para obtener un buen revoque fino es preciso seguir estas técnicas y tener en cuenta la humedad y la temperatura, así como mantener una superficie limpia y uniforme. Con paciencia y dedicación, podrás lograr un acabado de alta calidad que hará que tu pared luzca impecable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *